Demo

Al borde del milenio

Letras del disco

Las abundancias

Peina el aire de colores, colorea veinte mil cabezas;

con un número pequeño se abastece todo lo que empieza.

que aparezca un ser humano dentro del ser que puebla las piedras,

las ciudades, los océanos, los nidos y las madrigueras;

que vuelva a correr la sangre por las viejas venas de la tierra.

obedece a cosas imposibles que obran en las bibliotecas,

que cambian lo convenido, que cuestionan todos los esquemas.

todo el tiempo será nada el día en que al fin nos demos cuenta,

y luego, pretenderemos que despierte lo que no despierta.

volaré, llegaré a florar

con el bagaje que pueda.

revolucionaré mis destino

con aliento de sorpresas;

hay mismo, aboné de sensaciones

y empapé toda la tierra,

y mi cosecha de ideas

abundará, abundará, abundará,

abundará, abundará, abundará...

abundará.

hoy me siento más tallado, medio yeso y medio de madera

y en mis brazos han crecido pétalos y manchas, rojas, negras...

una extraña vida le arrebata a la otra lo que ella no emplea,

y la sangre que corría libre, dibujaba tardes nuevas,

y el sol, enseñaba a las montañas de poniente sus estelas.

peina el aire de colores, colorea el valle de grandeza;

y a lo que no se colorea se le llama sombra en su tristeza.

¡cuántas veces pasa la osadía alborotando por la puerta!

¡cuántas la dejamos irse con nuestra esperanza en su cubierta!

 

volaré, llegaré a florar

con el bagaje que pueda.

revolucionaré mis destino

con aliento de sorpresas;

hay mismo, aboné de sensaciones

y empapé toda la tierra,

y mi cosecha de ideas

abundará, abundará, abundará,

abundará, abundará, abundará...

abundará.

pasa el día y, en lo oscuro, la revolución de las estrellas

abundará, abundará...

Evanescente

Hoy te hallé como un dibujo que guardé,

sombreado, amarillento;

aún vives tras un espejo que quedó

por donde hace tiempo

te enseñaba mis versos

con el miedo a sentirme

tan desnudo en tus dedos...

hoy, ya ves, se hace nostalgia aquel papel,

y queda el encanto como al descubierto...

extraño días tan breves,

una débil silueta,

una línea tan leve,

una luz incompleta...

y, casi me parece

que toco tu presencia;

luego, se desvanece,

evanescente, amor,

nunca te quedas.

te busqué en cada noche, en cada vez;

no tuve dos veces, nunca, el mismo sueño.

Pudiera ser que así no fuera, pero fue,

y hoy no tengo dudas,

te recuerdo, luna,

mis canciones viejas,

libros de Neruda...

me encontré preso de un beso que dejé

olvidado, incierto, como en un intento...

extraño días tan breves,

tengo tantos motivos,

los que viví cien veces,

los que nunca he vivido...

y, casi me parece

que casi te percibo...

difuso, tu hombro tiene,

evanescente, amor,

todo el hechizo.

Centro de gravedad

Desde mi nave, hasta la Tierra, atravieso las nubes;

como en un sueño muy profundo, sobrevuelo la ciudad.

en mi cabina, aprisionado, las batallas que sostuve,

todas, absolutamente todas, contra la realidad.

la decisión trae el espanto.

una ventana oscura y un sofá;

promete vértigo el espacio,

promete muerte la seguridad...

...la seguridad...

desde mi nave, hasta la tierra, atravieso las nubes;

como en un sueño muy profundo, sobrevuelo la ciudad.

en mi cabina, aprisionado, las batallas que sostuve,

todas, absolutamente todas, contra la realidad.

de lo que quiero y lo que debe

buscaba un hombre un punto de igualdad, y así, girando eternamente

quedó colgado de su centro de gravedad.

...centro de gravedad...

desde mi nave hasta la Tierra atravieso las nubes;

como en un sueño muy profundo, sobrevuelo la ciudad.

qué poco sospechaba que del infinito, retuve

la sensación de que, ya nunca, nada miraría igual.

Llamada

Tú, que un día te olvidaste el nombre

escrito en todos los libros,

lo escucho en tantas canciones,

aparece en los anuncios,

acechas por los rincones,

tan fiel, tan invisible...

tú, que has sido tantas cosas

sin haberte conocido;

me olvidé de mis estampas,

acabaste con mis mitos,

cuándo vendrás a tu casa,

por qué no ocupas tu sitio...

abre la puerta, amor,

espanta los fantasmas,

abre la puerta,

que tengo tanto frío

y la soledad me engaña.

tú que ocupas las estrofas

de Kathy's song hasta estos años,

levantas cada derrota

buscando siempre el abrazo;

quién sabe si, aún sin saberlo,

también tú estás esperando.

abre la puerta, amor,

espanta los fantasmas,

abre la puerta,

que tango tanto frío

y la soledad me engaña

Creciendo

No hallo el final del libro

que hace tanto empezamos.

encuadernado al aire,

florece de los brazos

como un trabajo tierno,

como los pétalos.

penúltimo testigo

de un siglo a sangre y fuego;

al abismo saltamos

al borde del milenio,

somos tantas raíces

creciendo...!

hemos bebido agua de pozos y grifos,

llenamos de unos y ceros nuestros sentidos,

trescientos sesenta grados, otro principio...

qué ha pasado conmigo,

que he perdido la cuenta,

qué tengo que ver con ese niño que apaga las velas;

me han crecido las manos

caminando en las cuerdas,

estrechando en un puño todo, y nada se queda;

tanto que ha parecido,

tanto más que me espera,

y han crecido los miedos,

los "ya no", los "qué pena";

y han crecido las ganas

de entregarme a esta guerra,

gestos y despedidas, fuerza abriendo las puertas.

a veces nos miramos como desconocidos,

¡y hemos pasado tantas veces por este sitio!

detrás de aquella esquina nos espera el destino...

qué ha pasado conmigo

con la aguja que sabe

de los discos que pasaron, de los que ahora me valen;

me han crecido las manos

aferrándose al día,

y con ellas me he expresado lo mejor que sabía;

tanto que ha parecido,

tanto más que me espera,

y han crecido los miedos,

los "ya no", los "qué pena";

y han crecido las ganas

de entregarme a esta guerra,

gestos y despedidas, fuerza abriendo las puertas.

penúltimo testigo

de un siglo a sangre y fuego;

al abismo saltamos

al borde del milenio,

somos tantas raíces

creciendo...!

Ella es agua

La mujer que habita el río

(ése que pasa cerca de donde vivo).

motivo, fe,

cauce positivo,

océano amanecido

al sur,

largo recorrido...

...para ti,

mi amigo, duro crecer.

cómo no querer a esa mujer

-pecera abierta

del alma-¡...

...navega,

ella es agua...

...respira

oxígeno disuelto

en sus entrañas.

ella es agua.

une el monte

con la orilla

lejana del horizonte...

la razón que no se pierde,

dándole a la hoja su tono verde,

habrá de ser

agua transparente

latiendo, gota a gota,

en ti;

y así, eternamente,

la verás

corriendo: agua inmortal,

la que cae del cielo, la que salta,

la que brota,

la que alcanza

la cumbre

de las plantas

más altas...

agua que, de tanta agua,

ha acabado siendo

una montaña.

ella es agua:

crece al fin,

como una tierra labrada

en aras del porvenir

Vito, va

Callejones estrechos hasta tu casa,

mi corazón perdido en cada plaza,

si el azahar no engaña ya sé dónde encontrarte,

por el olor de la calle salgo a buscarte.

por el puente romano pasan los siglos,

¡y ya hace tantos años que se han perdido!

si mi ciudad se estanca salimos desde abajo,

por el olor de jazmines ya sé que viene mayo.

las torres apuntan alto,

por el cielo se descarga

todo el fuego de las cosas

cotidianas,

este mes vamos de fiesta,

las noches se me abalanzan,

y un trastero de problemas

que solucionar mañana.

con el vito, vito, vito,

con el vito, vito, va,

no la mires a la cara,

que se pone colorá.

con el vito, vito, vito,

con el vito, vito, va

mi ciudad tiene la bemba colorá.

ayer subí a la ermita, la de tus labios,

y me tiraste al río del desengaño;

mientras, por el camino, rodaba al centro,

imaginaba un destino olor a incienso.

la ciudad de la esperanza,

la razón en que vivimos,

la misma que me atenaza,

la que me lanza al abismo,

la misma parte de todos,

un proyecto compartido,

qué detalle si dejaras

probar juntos un inicio.

con el vito, vito, vito,

con el vito, vito, va,

no la mires a la cara,

que se pone colorá.

con el vito, vito, vito,

con el vito, vito, va

mi ciudad tiene la bemba colorá.

callejones estrechos hasta tu casa,

mi corazón perdido en cada plaza,

si el azahar no engaña ya sé dónde encontrarte,

por el olor de la calle salgo a buscarte.

Sara en blanco y negro

Una bala perdida en el recuerdo

viene hoy a darme por la espalda;

como una melodía en blanco y negro,

como una ideología de la piel

ha vuelto Sara...ha vuelto Sara...

no te imaginaba sin colores,

pero el filtro de París te envuelve;

a dos mil kilómetros me mandas

una tarde de noviembre...

ha vuelto Sara...ha vuelto Sara...

ha vuelto, y yo, que escribo años después,

aún reconozco sus pies

paseando tibios, lentos, por la ribera;

ahora la pinto en esta gama sin luz,

en este tiempo de sed,

se va acabando el tiempo de las promesas.

sara se llevó mis argumentos

a un país que devora los meses;

sé, por los matices de esta lluvia,

por todo en lo que se convierte

que ha vuelto Sara...ha vuelto Sara...

ha vuelto, y yo, que escribo años después,

aún reconozco sus pies

paseando tibios, lentos, por la ribera;

ahora la pinto en esta gama sin luz,

en este tiempo de sed,

se va agotando el lienzo de hacerte nueva...

se va agotando el lienzo de hacer...

se va agotando el lienzo...

Mentiras bellas

Yo no quisiera ser el héroe de una pista americana;

no me gustan las gorras, ni meterme donde no me llaman;

detesto las comidas tan rápidas,

no siempre tengo cervezas en casa,

no soy perfecto ni tengo ganas...

pero hoy olvido mis prejuicios cuando, dentro de una sala,

winona ryder me ha mirado por detrás de la pantalla;

por este gesto, yo soy lo que quieras,

ser gary oldman, o bien banderas,

la edad completa de la inocencia...

...y son mentiras bellas.

esta ciudad, llena de sueños y de butacas,

bruja que nos encanta,

mas su cielo no alcanza

cuando me vuelvo a casa;

¡esta ciudad! tras un desierto, llego hasta el agua,

vivo un rato en su orilla,

y, luego, abandonarla.

después de todo, nadie creo que se crea esas mentiras,

ni que hagan tanta gracia los chistes de las tortugas ninja;

tremendas colas para ir al jurásico,

no muchas menos para 'el piano',

cada cual busca su milagro...

muchos hombres pensaron que el milagro estaba cerca

cuando, en un primer plano, sharon cruzaba las piernas,

pero yo prefiero a whitney houston,

y, mis amigas, estoy seguro

que a kevin costner o a un tipo duro...

y son mentiras bellas.

esta ciudad, llena de sueños y de butacas,

bruja que nos encanta,

mas su cielo no alcanza

cuando me vuelvo a casa;

¡esta ciudad! tras un desierto, llego hasta el agua,

vivo un rato en su orilla,

y, luego, abandonarla.