Demo

Dobleces

Letras del disco

Todos llevan disfraz

Rompe todos los platos,

ya no des marcha atrás.

Sólo son dos disparos,

quién te va a delatar.

 

Tienes todas las bolas

de este juego de azar.

Cada vuelta de noria

es tiempo por malgastar.

 

Hoy te sientes tan sola...

Todos llevan disfraz.

En mitad de la historia

ya estás viendo el final.

 

Hay un tipo en la barra

que te invita a bailar.

Te lo tomas a broma

por no echarte a llorar.

 

Por la calle del medio

no se puede pasar.

Tras la lluvia los perros

no saben regresar.

 

Hoy ...

Rompe todos los platos,

ya no des marcha atrás.

No pretendas que nadie

se proponga ayudar.

 

No te sientas tan sola...

Todos llevan disfraz.

La mitad de la historia

se parece al final.

Hasta las manos

Igual que perros hambrientos...

Nos devorábamos a todas horas

haciendo un orden del caos con aquella canción.

 

Lo mío sí que era miedo...

Verte “estupenda” tomándome a broma.

Cómo quitarte de en medio antes del chaparrón

Parecías de mentira entre tanto desastre.

 

Más temprano que tarde me harías un borrón...

“Sonríe un poco, mirada triste –decías-.

 

Estás más guapo cuando eres feliz”.

Yo te abrazaba como un gigante suicida

que ya no sabe si quiere morir.

 

Qué duro es esto de andar perdiendo la vida

como las bolas de tu calcetín.

No me hagas daño, pequeño soplo de furia,

me tienes “hasta las manos”.

 

La culpa fue del silencio,

no me callé cuando tuve que hacerlo

y cada palabra en tu boca me hacía un jirón.

 

Tú sí que sabes hacerlo...

Eres alérgica a los descalabros.

Cierro la puerta al salir y te pido perdón.

 

Se volvió un espejismo lo que era un retrato.

Otra vez a inmolarme con un rock and roll.

“Sonríe un poco...”

No era tan grave

No te vas a enterar,

es sólo una cuestión de detalles.

 

No lo puedo evitar,

no me siento culpable.

 

Puedes verlo pasar

o hacer como que no estás delante.

 

Un pinchazo y ya está...

No era tan grave.

 

¿Cuanto queda de mí

cuando no estoy delante?.

¿Qué hay de malo en comer

si me muero de hambre?

 

Es más fácil lograr

que en una guerra todos disparen.

Nunca te dolerá

la patada de nadie.

 

Deja ya de buscar

la lágrima de arena en el aire.

No hace falta pagar

para ver el combate.

 

¿Cuánto queda de ti

cuando no estás delante?

¿Qué hay de malo en comer

si me muero de hambre?

Desordenados

Por este avión no pasa el tiempo,

Pablo duerme con miedo a caer...

La incertidumbre del aeropuerto

nos empaña las manos.

 

Otra ciudad, los mismos dueños

negociando con restos de fe.

Te vi tan cerca desde tan lejos,

terminé por mojarme...

 

Nos dormimos tan desordenados

con el frío quemando en los pies.

Lo dejamos para otro verano,

como si fuera sencillo.

 

¿Dónde estarás con este invierno?

Hasta los charcos preguntan por ti.

A los dos lados se escucha el miedo

no te sientas extraña.

 

Nos dormimos tan desordenados

con el frío quemando en los pies.

Lo dejamos para otro verano,

como si fuera sencillo.

 

Por este avión no pasa el tiempo,

Pablo duerme...

A tiro

Dame un par de hostias, cariño,

algo está pasando aquí dentro...

No sé lo que has hecho conmigo

pero estoy temblando de miedo.

 

Give me one more chance, qué te cuesta...

Yo sabré guardarte el secreto.

Por salir lamiendo tu sombra

me comí, de bruces, el cielo.

 

Lo único que pido es un guiño,

que me cambies cosquillas por sexo.

Vamos a mancharnos de vino

y a mentirnos que nos queremos.

 

Dame un par de hostias, cariño,

dame sin ningún miramiento.

Hoy es para siempre domingo,

vamos a perdernos el tiempo.

 

Sálvame, otra vez, como siempre...

Sabes que no puedo creerlo.

Yo que me alquilaba por horas,

ahora estoy perdiendo dinero.

 

Lo único que pido es un guiño,

que me cambies cosquillas por sexo.

Vamos a ponernos a tiro,

a ver quién dispara primero.

Como un toro indultado

Restos de sangre entre las cejas,

hierro en el corazón.

Miedo y ferocidad en las pupilas.

Dos en la arena, tú contra ti mismo.

Todas las luchas son a muerte.

 

No te preguntes nada,

ya no importa la situación.

Alguien tiró los dados sin decirlo.

La posibilidad es el motivo.

Sólo rendirse es imposible.

                            

Quiero vivir redimido de cualquier derrota,

como un toro indultado,

herido en la victoria.

 

Resistir redimido de cualquier derrota

como un toro indultado

absuelto de perder.

 

Hay un pañuelo al aire

para cada equivocación.

Sólo un color escrito en tu retina.

 

Dos en la arena, tú contra ti mismo.

No hay ningún tercio de la suerte.

La vida que esperé

Las chicas de Valencia llevan flores en los labios,

apurándose a la hora de comer.

El Carrer de la Ribera se adivina entre terrazas,

creo que tengo otra ciudad para volver.

 

Y me acuerdo de los trenes que he perdido,

tú te miras en los posos del café.

No se está tan mal, podías haber venido...

Esta debe ser la vida que esperé.

 

El puerto de Gandía es la promesa del verano,

tengo la impresión de que algo marcha bien.

A las diez en Varadero, aún con el pelo mojado.

Quién lo iba a decir, a medias con Javier...

 

Preguntándome por qué no estás conmigo,

con los nervios en la punta de la piel.

No se está tan mal, tenías que haber venido,

esta debe ser la vida que esperé...

Tu droga permitida

Cuando quieras desgastarte conmigo,

cuando saques las agallas del congelador

te arrancaré las trabas.

 

Cuando vengas a morirte conmigo,

cuando entiendas que esto es más que una conversación

te sangrarán los labios.

 

Deja de hablar de arenas movedizas.

Sal de una vez, pero hazlo de puntillas.

Puedo ser yo tu proyección suicida.

Deja de hablar de arenas movedizas.

Sal de una vez, pero hazlo de puntillas.

Puedo ser yo tu droga permitida.

 

Cuando enseñes, de una vez, las encías.

Cuando tengas una tumba para profanar

compartirás mi miedo.

Dos agujas

Tenía tantas ganas como miedo de jugar

a ver si me abrazabas con los labios.

Jugándome los dedos con mi propia libertad,

perdí la guerra contra el calendario.

 

Llegó la hora de huir, como un disparo,

y no supe qué decir.

Heladas por la duda, dos agujas

se pararon en Madrid.

 

Sentados en el metro ensayabas un adiós,

yo sólo te acompaño hasta Colombia.

Mis manos fantaseaban con bajarte el pantalón,

tus ojos me ignoraban desde el suelo.

 

Llegando a la estación no pude hacerlo,

preferí dejarte ir.

Memoricé tu pelo en la ventana

y llorando me arrepentí.

 

Mintiéndome, escapé de aquella trampa,

no volví a saber de ti.

Tal vez la vida no sea más que un juego

y esa noche lo perdí.

Llorándote cardos (Demostración empírica del daño)

Podría colgarme en tu cuarto de baño

y no te darías cuenta.

Podría comer las espinas que tiras,

no te pido más.

Podría clavarme en el ojo

la horquilla que ordena tu pelo.

 

Podría romper

el contrato que tengo con el calendario,

si tú me prometes que, después de vivo,

no te querré más.

 

Tener que vivir sin quitarte la ropa

es vivir sin las manos.

Tener que dormir abrazado al vacío

es peor que llorar.

Podría morirme y parece mentira

que fuéramos tanto.

 

Podría vivir, si existiera otra vida,

llorándote cardos...

Pero no prometas que después de vivo

me vas a extrañar.

La última fueya

Siento qu’agora vien a por mi

Lleva un cuchiellu nes manes

 

Qué poques coses viven equí

Creo que solo palabres

 

Sé que me va matar

El tactu del aire

El tactu sutil

 

Como resulta imposible fuxir

Namás aguardo l’instante

 

Qué poques coses viven equí

Creo que solo palabres

 

Sé que me va matar

El roce del aire

El roce sutil

 

La última fueya por resistir,

vuelu final elegante

 

Qué poques coses viven equí

Creo que solo palabres

 

Sé que me va matar

El tactu del aire

El tactu sutil

Esperanza en formol

Avancen los regueros

del sangre que purifica

una vida disecada,

una esperanza en formol.

 

Emburria les paredes

la premura del dolor

y el sabor a carne crudo

colingando del reló.

 

Y cuando sentí´l to ruiu

nel abismu de la tarde

xiré sollerte la cabeza

esperando ver si entrabes.

 

Una cara nel espeyu

sorría al recordame

qu’esi ruíu qu’escuchaba

yera yo coles tos llaves

 

Absurdes les palabres,

tan absurdu esti esperar

si sabemos que la química

ye una vía muerta más.

 

Dientro la papelera

busco quemar la to voz,

faciendo arder otra fueya,

otra esperanza en formol

 

Y cuando…

 

ya nun movía la cabeza

sabiendo que nun entrabes.

 

Una…

 

sorría al restregame

qu’esi ruíu que sonaba

yera yo coles tos llaves

Wikileaks

Échame un cable, échame un cable...

 

Cuéntame eso que nunca contasti.

Vamos, nun seas cobarde, nun seas cobarde.

Últimamente casi nunca falamos.

Échame un cable, échame un cable..

 

Descubri esta nueche esos vieyos secretos

que tanto me manquen, que tanto me manquen.

Échame un cable, échame un cable.

 

Ven y escuéndite equí,

que vamos espiar xuntos

a los vecinos al desnudase,

al desnudase.

 

Dime agora al oyíu

solo coses calientes

y palabres culpables, palabres culpables.

 

Échame un cable, échame un cable…

 

Ven…

 

Sólo por ti voi dexame facer,

voi dame en cuerpu y alma.

Vamos, si quies, hasta pues esposame,

échame un cable.

 

Nun pises el cable,

nun pises el cable…

Golpe / Silenciu

Vivía nun áticu, aprendióme a amar,

nun recuerdo’l so nome, va tantu tiempu yá…

Ella sabía tola lletra, yo non, ni  puta idea

Ella ponía l’Astral weeks, yo preguntaba si yera l’home orquesta

 

Lo que nunca olvidé

lo que siempre recordé

díxomelo un día a eso de les diez:

“¿Sabes? La vida ye golpe / silenciu”

 

Conocí a una moza y diome amor

compremos un áticu na plaza mayor

yo cocino tolos díes, ella folla con ardor

yo póngo-y l’Astral weeks, ella diz que ye lo meyor

 

Lo que nunca olvido

Lo que siempre repito

Dízmelos tolos díes menos los domingos:

“¿Sabes?: la vida ye golpe / silenciu”

 

Cuando too esto acabe y perdamos tolos trenes

namás voi pidir l’áticu na separación de bienes

pa llevar a un amor nuevu conmigo

pa que me ponga l’Astral weeks mientres me despido

 

Lo que nunca olvidaré

y siempre recordaré

va dicímelo un día a eso de les tres

“¿Sabes?: la vida ye golpe / silenciu”

 

La MÚSICA ye golpe / silenciu

La MUERTE ye golpe / silenciu

Homes borrachos

Homes borrachos falen de velocidá pel móvil.

Falen de coches veloces

y piensen en muyeres ausentes.

Homes borrachos falen con otros homes borrachos

pel móvil.

 

Nes terraces ven pasar

a les moces que vienen de la playa.

 

Ella tá na ciudá

porque tien que trabayar.

Pa cuatro díes que tengo

quiero más disfrutar.

Ella tá na ciudá

porque tien que trabayar.

Alcancé los doscientos,

vamos, sólo un whisky más...

 

Lleven pantalón llargu

anque faiga calor.

Reflexonen sobre cilindros y caballos

y opinen qu’hai que disfrutar de lo que se tien.

Y tarrecen llegar al apartamentu

y dormir solos.

 

Ella tien que trabayar,

quedó na ciudá.

Alcancé los doscientos,

vamos, sólo un whisky más.

Total, son sólo dos hores

dende la capital...

Pa cuatro díes que tengo

quiero más disfrutar.

 

Vienen a la costa

pero nun pisen la mar.

Contaben echase temprano,

salir a caminar...

 

Les terraces llénense

d’homes solos y borrachos

falando de velocidá

pel móvil

con gafes de sol na solombra.

 

Fáense un homenaxe

a la hora comer.

Creo que lo merezo,

de currar ya tuvo bien.

Yo dimisión!

Echáu na cama

lléga-y pela ventana

el ruxíu d’una manifestación

pro-llegalización

a un adictu a la maría.

Son otros los que griten.

Fuma o llucha.

 

Nun voi peliar

polo que más quieras

ni un pasu más

quiero más la espera.

Pido la dimisión

por incompetencia

doivos los tres puntos

por incomparecencia.

 

Echáu na cama,

lléga-y pela ventana

el ruxíu de la rebelión

nel patiu de la prisión

a un presu señardosu.

Son otros los que corren:

llora o llucha.

Felina bipolar

Pues mirame con esos güeyinos de miel,

engurriate suave y dulce al mio llau,

xugar a arrespiganos, a la vez, la piel,

dexar el tiempu paráu.

 

Pues sacar les uñes, destrozar la casa,

romper tolos platos una vez más,

sentite cautiva sin saber qué te pasa

nin en qué xaula tas.

 

Por eso nunca sé

cómo te voi topar

si gata o si tigresa,

felina bipolar

 

Pues entrar na cama sin que naide te sienta,

llenáme de besos y nun despertame.

Cariciame la espalda con mano lenta,

rir tu sola y tapame.

                       

Pues cartografiar el mio cuerpu a dentellaes,

morder de norte a sur siguiendo un plan.

Abrime en canal, comeme les coraes.

Oh, Darling, yes you can.

 

Por eso…

 

You can whisper, you can yell.

Go to heaven, go to hel.

 

Tu, felina bipolar.

Mio felina bipolar.

Sweet felina bipolar

Ódiote

Cuantes veces implorare

que la suerte nos separe

y que la tierra te trague

y asina dios te lo pague.

 

Llevanto al aire esti vasu

pa brindar pol to fracasu.

Mándote otra vez un ramu

fechu d’artos y morgazu

 

Y por muncho que destrozo

toles cartes, toles fotos

el rencor equí custodio

bien que sabes lo qu t’odio

 

Yo declaro que ye eterno

y sabes que namás miento

si te digo que la muerte

va acabar colo que siento.

 

Guardo en mil llibros infectos

llistes colos tos defectos,

los nuestros cuerpos voi velos

en caminos paralelos

 

Y por muncho que destrozo

toles cartes, toles fotos

el rencor equí custodio

bien que sabes lo qu t’odio

 

Na salú y na enfermedá,

pa siempre te voi odiar.

Y como feliz final,

que too te vaya mal

El país de la derrota

Voi construyir un país

nesta piedra

Un país fechu de desertores,

De profesionales de la renuncia,

Qu’acueya a tolos que nunca

Saben tar a l’altura de les circunstancies.

 

[Va ser] un país llenu de decisiones

Ensin tomar o siempre enquivocaes,

Onde nin se t’ocurra tener la esperanza

De topar una persona bona

O un actu d’arrogancia o filantropía

 

Van tar prohibíos los confesionarios

Porque la culpa ta prohibida

Van tar agnósticos los beatos

porque la muerte nun va ser vida

 

Esti país nun va tener bandera,

Que pa eso lu construyo yo

Y tampoco himnu, vamos

Tar demasiao borrachos

Como pa recordalu.

Y les llendes, les llendes sois vosotros.

Llueve

Llueve y el patiu

de la escuela ya ta fechu un fontán.

Llueve y tien pinta

de tardar n´abocanar.

 

Col partidazu que díbemos char

en saliendo de la escuela...

Güei a les nubes dio-yos por llorar

y nun mos dexen xugar.

Vivos de frío

Tú bebías una Nordic Mist

apoyada en la barra.

Yo bailaba como un loco a los Smiths

con la copa mediada.

 

Me miraste con “cara de actriz”,

parecías colocada…

Te sacaste de la manga mi set-list:

“escríbeme algo con gracia”.

 

-Lo que quieras si compartes conmigo

eso que te hace hablar tanto

-¿Tú me ves a mí careto de dealer?.

Anda, vamos al baño

 

-¿Las estrellas no tenéis hotel

o es que duermes al raso?

-Duermo donde me lo pida el pantalón.

Última ronda y nos vamos.

 

Como dos adolescentes lascivos

buscamos un descampado.

Desquiciadamente “vivos de frío”

nos partimos los labios.

 

No te olvides de ponerme aquí

una prueba firmada.

Quiero que mañana sepan que es por ti

esta herida de bala.

 

-Tu autobús sale en cuarenta minutos,

vístete un poco y escapa.

No te atrevas a apuntarme en tu lista,

no soy una de tantas.

 

Tú bebías una Nordic Mist,

yo arreglaba coartadas.

En la cama de tu novia te escribí

esta venganza pactada.