Demo

Moraima

Letras del disco

Piedras y charcos

Me duele la piel de estar en tu espalda 
Me duele la risa de usarla en la playa 
Que mira la vida contigo mojada 
Me duele el reloj, ya se que se acaba 

No acabes amor, que empieza la duda 
Nos queda un colchón de salitre y cura 
Por manta un avión con alas de luna 
Sonríen los dos, le escribe en la nuca 


Somos dos notas comunes 
En un jardín de tu barrio 
Soy una especie de colgado, colgado 

Somos el norte y el este al sur de piedras y charcos 
Somos dos locos, enamorados, por un rato 

Fueron brillando a lo lejos como la estela de un faro 
Fueron gaviotas, volando largo 
Fueron sirenas y luces, con sus padres a buscarlos 
Jamás volvieron a ser humanos, humanos

No te quiero tanto

Me ha llamado caballero 
la puerta de un lavabo. 
Me he mirado en el espejo 
y no era cierto, y he llorado. 
Hoy no tengo la cabeza 
como para hacerte un tema y ando. 
Ando equivocado y sin camisa, 
soy un carnaval de Cádiz y ando. 
Y guardo en la memoria el equilibrio 
de un Domingo atravesado, 
y guardo aquel retrato de tu pecho 
que escondí en el calendario. 

Te he dejado en la despensa lunas, 
si acaso es que oscurece. 
Creo que se hace tarde y ya empezó la orquesta. 
Busca entre la gente. 
Caras demasiado cuerdas 
para un escenario cada Viernes, 
esperaré hasta el Sábado 
y la feria fue cambiándome la suerte. 

Pongamos que te pongo y me pones 
el derroche entre las manos. 
Pongamos que él te llama y no le coges, 
y se nos juntan los labios. 

Y no te quiero tanto... y no te quiero tanto 
como para no ver que hay gente aquí, a mi lado. 

Y no te quiero tanto... y no te quiero tanto 
los días de Domingo que pesan como años. 

No te quiero tanto... 

Qué hacemos de los dos ahora 
que ya me quiero un poco, 
que me moja el mar del sur los pies. 
Me moja y no estoy solo. 
Medio loco como tú, como aquel verano azul 
que se nos fue de las manos. 
Despierta ya, mi bien, 
despierta que ya amaneció, 
que otra vez nos llama hacienda, 
que hay atasco en la M - 30, 
y aún nos quedan fuerzas 
para medio asalto en la calle Libertad. 

Pongamos entre los dos dos Gyn Tonics 
en lugar de tu abogado. 
Pongamos que él te llama y no le coges, 
y se nos juntan los labios. 

Y no te quiero tanto... y no te quiero tanto, 
pensándote después de un polvo en cualquier baño. 

Y no te quiero tanto... y no te quiero tanto, 
buscando no encontrarte perdido en otros brazos. 

No te quiero tanto... 

Y no te quiero tanto... y no te quiero tanto, 
si acaso es que te ciega la luz de un escenario. 

Y no te quiero tanto... y no te quiero tanto, 
que tengo más amigos que tú soldados rasos, 

No te quiero tanto...

Benijo

Apuro el paso 
para que no llegara la noche, 
y poder enseñarme la playa, 
apuro el paso. 
Nos cayó el vaso 
Y rompió salpicándole flores 
En su pelo tallado el verano. 
Apuré el vaso. 

Y tengo miedo de encontrarte 
Y no aguantar las ganas de tirarte al suelo 
Volver a romperte la falda 
Luego tejer un mantel entre mi boca y su pecho 
Llenar de sal los pliegues de su espalda. 

La vi bañarse una vez 
y me sacó los colores 
La vi desnuda y lloré, 
lloró conmigo la noche. 

Baile con ella después 
como buen enamorado 
Cántame algo y cante, 
Lo que ella quiso. 

Y los barcos 
Fugaron para volver 
A dejarme tirado en un puerto 
Su acento era milagro. 

El viento rizándole en silencio la piel 
A la arena pegada y los besos 
siguientes fueron hoy, quédate 
Y me quede parado en el tiempo 
Y nos siguió la madera. 

Prendimos fuego al hostal 
Te entretuve con la orquesta 
Disfrazados de dos más 
Nos declaramos culpables 
De la subida del mar. 
Desafinamos canciones 
Se nos prohibía llorar. 
Hoy te he vuelto a recordar, 
hoy te he vuelto a recordar 

De que me sirve esperarte 
si me traes sueño y no hay mas. 
Que un circo triste y cobarde que no quiere regresar 
Te veo en cada gaviota 
Aunque no sepa si hay mar 

Detrás de cada pareja no tengo con quien bailar 
Desnúdate que hay tormenta 
Y llueve por no llorar. 

Juré contar nuestra historia, nunca decir la verdad 
Te llevaste mi memoria. 
Juraste no regresar, 
Te veo en cada gaviota, juré contar nuestra historia. 

Hoy te he vuelto a recordar, 
Hoy te he vuelto a recordar.

Más de un 36

Cuando baja la marea, cuando aprieta el corazón, allí 
estas tú y yo, contigo adentro.

 
Cuanto más dura es la pena, más cargado viene el ron. 
Me está diciendo la razón, esta noche fue la buena. 
Llevo lo de ayer a cuestas, más te quiero, me quedé mirándote
a duermevela.

 
Desconozco bien tu nombre, calzas más de un 36, 
hueles a azahar también, sé que bebes ron a secas.

 
Hey! Despierta.

 
Sabes cómo ayer, con la boca más seca, el sexo que se fue,
sonríe en la despensa , como puede ser, que lleves 
en la piel agua y arena, tardas en amanecer, me pierden 
las maneras, lo que no se ve, es lo que antes despierta, 
vuélveme a querer, como lo hiciste ayer bailando lenta... 


Tras un ojo llega el otro, tras un polvo otro más largo, 
hay un gato en el tejado que me vio llorar, te estás 
perdiendo un verano concentrado en la mañana, me estoy 
preguntando si te quedarás, pasado el escenario,
ya he pasado por ti.

 
Tenías otros nombres, mismas ganas de reír. 
Vestías otro acento y en el pelo flores, 
creo que ya he estado aquí.

 
Eres la del cuerpo de flores, la del mes de abril, 
la que hizo en la guitarra marcas que hacen cicatriz. 
Te veo sobre la cama y quiero quedarme a vivir
y no sé ni tu nombre.

 

Tras un ojo llega el otro luego ciérrame los labios. 
Hay un gato en el tejado que me hace llorar. 
Cuando baje la marea...

La vi bailar flamenco

Mírame que tengo sol 
y una bandera blanca alzada de quererte. 
Mírame al cuerpo pegada arena para siempre. 
Mírate limpia de voz, 
repleta de silencio como mar en calma, 
mira qué te están gritando las sirenas guapas. 

Mira y ven que el que no mira canta, 
rodeado de bahía. 

Míranos hechos de ron 
apreciando el humor moreno y elegante. 
Cálate de baños, 
sécate libre en el aire. 
Toda mar delante, 
detrás la mañana. 

Mira que hasta la caleta canta, 
haciéndonos conciertos. 
La mujer más hermosa del mundo 
ahora baila flamenco. 

Y luego vino el vendaval, 
te levantó el disfraz 
y yo lloré primero. 

Y nos volvió loco el levante 
de tanto ponernos. 
Esperaré, me dijo, 
era media noche 
y luego levantó los brazos. 
Y vi volar a una mujer llevándose el verano. 

Dime a mí que hace un gallego en Cádiz 
soñando bulerías. 
10 de Abril la vi bailar flamenco 
y me cambió la vida.

320 días (Hace un año)

Hace un año estábamos aquí sentados, 
riéndonos juntos, hablando 
de ver en directo a Ferreiro. 

Jugando a ver quien se ríe primero, 
mirándonos tan fijamente, 
follando con la cama en frente 
y el suelo mojado. 

Y ahora, 
soy sólo el despojo de hombre 
que ibas a llevar a la iglesia 
y, el suelo está seco de pena. 

Y ahora, 
los niños te llaman cobarde 
y dudas, si seré un buen padre 
cuando antes querías pareja. 

Hace un año, 
cortabas mis uñas, decías 
que mal te desvistes, 
invitas al trago más largo del mundo. 

Preparabas la casa a escondidas, 
llegaba cansado pero había fiesta 
de gritos y bailes. 


Así era,
la pena no había llegado. 

Y ahora, 
te he visto diciendo lo mismo 
a un tipo más guapo en gran vía, 
cambiaste tu punto de vista 
y de acera al verme. 

Y ahora, 
que no hicimos aniversario, 
que son 320 días 
para abandonar este barco, 
para arrebatarme la vida, 
el sol es un acorde de paso, 
la clave de sol en un lado. 

Hace un año.
Un año. 
Un año.

Números cardinales

Uno fue la luna que dejaste en mi colchón, 
dos tus ojos.

 
Tres de cuatro barcos naufragaron 
en la forma de tus modos. 


Cinco las mañanas 
esperando a que volvieras del trabajo 
y seis canciones llevo 
sin dejarte de querer y aún no he acabado. 


Siete los hoteles 
que dejamos sin aliento, y menos solos. 


Ocho vinos duelen al soñarte, 
equivocada en brazos de otro. 


Nueve teclas grises 
de un piano de pared desafinado, 
y cinco dedos con mis otros cinco 
te recuerdan demasiado. 

Con todo para ti nada a mi lado. 

Si quieres, te ayudo a subir bolsas del mercado 
si quieres, hacemos el verano algo mas largo 
si quieres, nos quitamos la ropa y leemos algo 
que la luna siempre llena de tus besos. 

Once taxis libres enfadados, 
mientras tú y yo de la mano. 
Doce los reclutas que pasaron 
por tu campo concentrado. 
Trece buena suerte 
si es que pasas sin maletas por mi barrio 
y puede que el catorce de febrero 
se nos junte con los labios. 

Con todo para ti nada a mi lado. 

Si quieres, toda canción de amor lleva tu nombre 
si quieres, decimos a sabina que nos nombre 
si quieres, buscamos en el cielo más razones 
que la luna es niña que juega y se esconde. 
Si quieres, si quieres.

6 caricias

Salen como dos de la clase 
No aprendieron nada, 
Bajan la mirada. 

Al cruzarse bailan al compás de los locos. 
Son sólo palabras 
Miran la ventana. 

Suerte, lo mío es suerte 
Soy en todo esto espectador. 
Ya no queda nadie tras la valla 
Quien se acerca a quién 
Hoy le toca a él. 

Intercambian cartas 
Preguntan como será eso del sexo 
Y miran los labios de ella 
Como miran los suicidas 
Por la ventana del avión. 

No pasa nada tan solo son los hijos del amor más puro 
No puedo ni moverme 
se me incendia el alma. 

Llegan a casa, 
no prueban ni bocado 
Los dos ya están llenos 
Suben al cuarto a navegar sobre su espalda 
Te quiero amor. 

Suplican calman, 
Al corazón para que no le de una huida 
Se tiran besos por la cámara 
y espantan el tiempo 
demasiado largo hasta mañana. 

Y aquí me detengo 
Os deseo el viento y a volar. 

Marcharos lejos 
Estáis a tiempo de largaros de este mundo 
Que no esta hecho para el corazón por fuera 
Cerrar las puertas 
Que nadie entre apagando así el incendio 
De la pureza de dos cuerpo y mentiras. 

No quiero veros, 
Y que no os cuenten como funciona la vida. 
Cruzar el charco 
que son sólo seis caricias.

Necesitaba un vals para olvidarte

Ésta es la última canción que voy a regalarte 
Cuando acabe para siempre ya no estaré aquí 
No fui feliz. 
Desde el día que dejaste todo por aquel cursillo 
Intensivo y falto de cariño como tu niñez 
Todo al revés. 

Fuiste para mí lo primero 
Yo era para ti ,un sexteto de cuerdas desafinadas 
Llantos en la madrugada 
No fue amor, no es amor, no lo quiero. 

Tienes 24 años 
Demasiada plata 
Tienes un abrazo 
Que no abraza nada 
Y aunque no lo entiendas me olvidé de ti. 

Adiós, amor, 
No vuelvas a tocarme la piel, amor. 
No vuelvas a tocarme la piel. 

Si miraras menos al espejo 
cuando estás hablando con alguien delante 
Si no fuera errante toda esa belleza 
Que no es nada más que un vendaval 
Que ya se aleja. 

Si de vieja en ese espejo lloras 
No te arrepientas. 

No te arrepientas de tu maldad 
Que es inconsciente como el agua del mar 
Como sal que se vierte en la herida al curar 
Como locos que quieren no quererse ya más. 

No soy como tú 
Te deseo el bien 
Pero lejos 
No te olvidaré. 

No llames y vuelvas. 
No vuelvas y llames. 

Adiós, amor, 
No vuelvas a tocarme la piel, amor, 
No vuelvas a tocarme la piel. 

Adiós, amor, 
No vuelvas a tocarme la piel, amor, 
No vuelvas a tocarme la piel.

Aún te recuerdo

Aún te recuerdo... 
con la palma de tu mano en mi jardín, 
con la voz de mi piano en tu reloj, 
con tu acento acariciándome el amor... 

Aún te recuerdo... 
goteando notas de felicidad, 
con tu mala suerte y mi ropa interior, 
con las ganas de parar el ascensor... 

Te recuerdo como un niño en día de reyes sin tambor, 
como olas de una playa en mes de abril, 
escribiéndote en la arena "ven a ver". 

Te recuerdo como un preso recordando libertad, 
con la duda de si has olvidado ya 
entre el llanto de los ruidos de ciudad. 

Hay un niño en el mercado que me mira con tus ojos, 
ya no sé si por momentos eres tú. 
Llega tarde el colectivo y me entretengo con el guiño 
del volar equivocado de un avión. 

Con sus alas, soñándome ya con ellas, 
esquivando nubes, desnudarte como lo hice ayer. 
Que, antes de que pise tierra, tiembles de temor 
sabiendo la locura que en tus labios fui a beber. 

No me atrevo a abrir los ojos, 
pues te juro que hace un rato 
es tu voz la que escuché, casi gritando. 

Y, de no ser tu rostro, acabaría con todo: 
con los ríos, las cosechas, los mares, la poesía... 

Nadie va a hacerme reír si no es tu risa.

Así fue

Vivía en la calle del arte, por eso mentía tan bien, 
vestía elegante, solía morder después del perdón por los bailes. 
No digo que fuera un infierno, el infierno vino después, 
llevándose todo, de casa se fue, tan sólo olvidó su recuerdo. 

En lugar de pintalabios usaba quebrador de sueños, 
en lugar de un 'no te vayas', 'tú verás'. 
La niña de los caros andares quería conocer al cantante.. 
nada más. 

Guárdame la luna para una mañana eterna y yo miraré por los dos. 
Quedará la luna, habrá alguien que te entienda, yo 
beberé por los dos. 
Por los dos, este acorde menor es la fuga del tiempo, 
de latido, no intento. 

Y tengo miedo de volver a amar como te he amado a ti, 
quería ver pasar la vida junto a ti 
Abrázame antes de marchar que tengo miedo ya a vivir. 
Perdóname, estoy llorando, tú te irás.

Perdóname... 

La niña de la calle del arte quería conocer al cantante. 

Y así fue...

Vuelve

Vuelve, que te están confundiendo con las flores que adornan los defectos de mi casa, donde aún hablo de ti. 
Vuelve, y vuélvete a reír mientras bailamos, 
y riégame el jardín que ya no llueve. 

Mañana hay una fiesta y me ha invitado el ron a hacerme daño,
a hablarle a otras mujeres del cielo de tus labios. 
Ahora que vivo solo me crecen tus enanos, 
me dan miedo las noches, 
te quiero pero es raro. 
Te conozco de siempre, 
llegaste hace un rato. 

Nieve, te cambio por tu ausencia en los lavabos. 
Me cuido menos, debería dejarlo.. pero es que me dejaste. 

Puedes quedarte con la playa y los abrazos. 
Te lo llevaste todo, 
yo hago barcos y miro a la ventana. 

Puede ser que vuelvas otra vez y hagamos Navidad 
y te roce la piel una estrella fugaz. 
Ayer te pude ver. Creo que eres más feliz. 
Me dio por recordar tu manera de arder. 

Y una puesta de sol en Galicia, 
el flamenco y tu ropa en el coche, 
tu cadera sudando sin prisa, 
otra estrella fugada en la noche. 

Cuidate, nos debemos la vida. 
Vuelve pronto, y se fue con las flores. 

Vuelve, que te estoy confundiendo entre la noche..

Rosa y Manuel

Tu nombre es una planta 
que hay delante del portal. 
Aún lo recuerdo. 
El nombre de la calle 
se parece al del mantel, 
pero al revés. 
La playa que hay a un lado 
debería contar algo 
que hicimos de jóvenes. 
Te veo tan bien 
 
Supongo me miras extraño 
por no hacer de rey de este palacio. 
No conocer el reino, 
pues ayer tuvieron que irme a recoger 
a una casa arruinada. 
Creo que vio nacer a alguien 
y hoy te juro, no sé quien es 
 
A veces alguien llora mientras duermo 
y, Rosa aprieta el pecho contra el tallo 
y Rosa se marchita en un papel 
que se encontró limpiando, 
entre caricias y recuerdos 
que firmaba Jo Manuel: 
Recuerda tú que puedes. 
Recuerda tú que puedes. 
 
Y ella le enseña las fotografías 
y él le pregunta ¿este niño, quién es? 
Y si Manuel se nubla ella lo abriga 
y hasta olvida que ayer le enseñó a comer. 
Y el niño de la foto ya ni asoma 
cansado que vivir no es responder. 
Y Rosa que aún se arregla cada tarde 
le asegura, mañana sabrás volver 
al hogar que hicieron juntos media vida. 
 
Y en el sueño habla Manuel: 
Amor, se te olvide la pena 
cuando un día me duerma 
y se acabe el dolor. 
Y te hablaré de todo, 
no olvidaré los pasos 
bailando en el salón, 
te pediré perdón por olvidarme 
de nuestra fecha, amor.

 
Y me vestiré solo 
y correré hasta el parque, 
donde un niño en la tarde 
conmigo se enfadó 
por no devolver el beso, el abrazo 
que llorando, me dio. 
 
Amor 
y cuidarás los rosales 
que planté antes del viaje, 
les cantarás por mi cualquier canción. 
 
Amor 
y volveré cualquier tarde, 
para conmigo llevarte 
y no recordarte tanto.

 
Corazón adiós 

Esta vez, Si puedes

Seguramente ahora estés bailando 
con gente alrededor deseándote, mirándote, 
como yo te miraba en el salón 
dónde movías para mí 
esascaderas de algodón. 


Y hay una niña debajo en la escalera, 
que cada vez que bajo pregunta por ti 
y me pregunto que será de mí, 
si habrá alguien más después de ti, 
si todavía me recuerdas. 

¡Ay mi amor! 
No sabes lo que ha sido verte 
sentada en el sofá de en frente, 
hablando de los dos 
como el que habla de algo suficiente 
para vivir eternamente, 
y hoy canto la canción, 
la que jure jamás hacerte. 

Curioso vivir en tu ciudad y nunca verte, 
que suerte, saberte tan hermosa, 
hay gente que ya perdió la vida por quererte, 
nunca como yo. 

Difícil seguir ahora delante 
mas lo intento, no es cierto 
que pueda amarte más. 
Mi niña que te están abrazando, 
separaste la paz del verbo amar, 
desde que ahora te canta. 

¡Ay mi amor! 
no sabes lo que ha sido verte 
mirándome a los ojos, vuelve, 
pero esta vez si puedes quiéreme 
pero esta vez si puedes quiéreme...

Artículos Relacionados