Demo

Te voy a hablar de México (Antología)

Letras del disco

Frío

Trescientas despedidas
trescientos reencuentros
trescientas mil maneras
de volvernos a romper,
comienzan las heridas
donde acaban los besos
lo necio fue buscarte
cuando ya te iba a perder.
 
Me quitaré de en medio
me iré a ninguna parte
aprenderé a olvidarte
o aprenderé a correr,
me inventaré una historia
que no lo cuente todo
la parte con despojos
esa es la que omitiré.
 
Frío
cuando encuentro el calor prefiero el frío,
después vuelvo como un animalito
a beber a la orilla de tu río.
Quiero trenes para sólo dos pasajeros
donde pueda pedir un tiempo muerto
bajarme a descansar en otro cuerpo.
 
Trescientas despedidas
trescientos reencuentros
no tengo dudas
lo que tengo es miedo a crecer,
prefiero alguna herida
a darte todo el tiempo
me cuesta darle todo el tiempo
sólo a una mujer.
 
Me quitaré del medio
me iré a ninguna parte
aprenderé a olvidarte
o aprenderé a correr,
me inventaré una historia
que no lo cuente todo
la parte con despojos
esa es la que omitiré.
 
Frío
cuando encuentro el calor prefiero el frío,
después vuelvo como un animalito
a beber a la orilla de tu río.
Quiero trenes para sólo dos pasajeros
donde pueda pedir un tiempo muerto
bajarme a descansar en otro cuerpo.

La talla de tus vaqueros

Te empeñas en ver el final
de algo que acaba de empezar
abre la puerta que vengo con ganas de entrar.
 
En las mejores historias
la trama es la parte más corta
no tengo un guión preparado voy a improvisar.
 
He envuelto de urgencia algún te quiero
debo aprender a querer menos
cambiar el idioma en casa beso.
 
Quiero lo que no necesito
y no quiero querer lo quiero
y espero que el tiempo
se lleve este invierno
saber la talla de tus vaqueros.
 
Entre copas nos contamos derrotas
vamos a hablar de esto sin ropa
entre tú y yo hace meses que pasan cosas.
 
La vida es un pequeño teatro
nosotros actores de reparto
olvidemos todos los dramas del pasado.
 
He envuelto de urgencia algún te quiero
debo aprender a querer menos
cambiar el idioma en casa beso.
 
Y quiero lo que no necesito
y no quiero querer lo quiero
y espero que el tiempo
se lleve este invierno
saber la talla de tus vaqueros.

Semáforos en verde

Debo empezar por lo sencillo,
volverme un hombre primitivo,
tender la ropa, fregar los platos,
romper con este complejo de gato.

Debo empezar a hacer deporte,
hacer canciones que no te nombren,
a fumar menos, limpiar los restos,
recoger la sonrisa del suelo.

Nadie me explico que en esto del amor
no hay historias que se repitan
cada historia tiene un sabor,
a veces el amor es como un chiste
tan mal contado
que dan ganas de llorar.

Quiero olvidarme de los horarios
ser el rey de mi reino imaginario,
no quiero más futuro en mal estado.
Quiero ser el protagonista
de la historia de tu partida
y no volver a verte,
quiero una vida con semáforos en verde

Debo empezar por lo sencillo
y quemar algunos libros,
no volver a quedar contigo,
aprender a vivir los domingos.

Debo aprender a decir que no,
esconder un poco el corazón,
no te lo niego a veces quiero
que alguien me haga una canción.

Nadie me explico que en esto del amor
no hay historias que se repitan
cada historia tiene un sabor,
a veces el amor es como un chiste
tan mal contado
que dan ganas de llorar.

Quiero olvidarme de los horarios
ser el rey de mi reino imaginario,
no quiero más futuro en mal estado.
Quiero ser el protagonista
de la historia de tu partida
y no volver a verte,
quiero una vida con semáforos en verde

Historia de bar

La noche es una niña divertida con careta y con disfraz,
te muestra sus encantos te seduce te confiesas en su altar
y mis miedos bailan tango con los suyos en la barra de algún bar,
donde hicimos un balance de los sueños que aún están por alcanzar.

Esa noche las miradas se fundieron algo más de lo normal,
dos dianas enfrentadas por los dardos que lanzamos al azar,
entre el humo sillas cojas y de fondo que se escucha alguien cantar,
tus pendientes dos tequilas los amigos y en mi pecho un carnaval.

Guardo un as en la manga por si decides regresar,
hoy me juego mi suerte apuesto por vida a ganar,
no recuerdo tu nombre, no preguntaste tampoco mi edad
solo guardo un recuerdo…

Historias en un bar
olvidando el cartel de prohibido, las ganas de amar,
corazones rotos, centinelas de vanguardia,
tantos mares muertos como surcos en tu espalda.

Y como sin darnos cuenta ya sin bragas tu reías sin parar,
escondidos en el baño de mujeres intimando sin hablar,
nos curamos las heridas no miramos hacia arriba y fue fugaz
y al llegar a la salida me miraste con la duda de un quizás.

Guardo un as en la manga por si decides regresar,
hoy me juego mi suerte apuesto por vida a ganar,
no recuerdo tu nombre, no preguntaste tampoco mi edad
solo guardo un recuerdo…

Historias en un bar
olvidando el cartel de prohibido, las ganas de amar,
corazones rotos, centinelas de vanguardia,
tantos mares muertos como surcos en tu espalda.

Restos

Te di todo lo que estaba de mi mano,
te di tanto que hasta me olvidé de mi y fue poco,
yo no hablaba de paños calientes ni asuntos pendientes
ni de esconder los problemas ni que tú murieras por mí.

Intentamos habitar un mismo suelo
y en el vuelo de esta historia  me perdí sin tu mano,
no pretendí que siguieras mi estela y pintaras mis huellas
ni desvelaras tus noches pensando en hacerme feliz.

Ahora voy rompiendo los espejos,
echándote de menos,
buscando una verdad.
Inundando las dunas de un desierto
aquel que aún recuerdo
que me llevó hasta ti.
Ahora voy quemando rascacielos,
evitando los encuentros
que me hagan coincidir,
con el rastro que dejó tu cuerpo aquí,
con el rastro que dejó tu cuerpo aquí.

Intenté llenar de sueños tu almohada,
ser el dueño de hasta tu último botón,
robar tu calma.
Estar a tiempo por ti, con cuidado
y no irme por las ramas,
guardar un sol de reserva
y pintarte estrellas en la nada.

Ahora voy rompiendo los espejos,
echándote de menos,
buscando una verdad.
Inundando las dunas de un desierto
aquel que aún recuerdo
que me llevó hasta ti.
Ahora voy quemando rascacielos,
evitando los encuentros
que me hagan coincidir,
con el rastro que dejó tu cuerpo aquí,
con el rastro que dejó tu cuerpo aquí.

A menudo sufro amnesia de momentos,
hablo solo mientras duermo,
sólo recuerdo lo buen.
A menudo ando descalzo y me tropiezo,
hay cristales por el suelo pero ya sólo son restos
del rastro que dejó tu cuerpo aquí.

Mi accidente

Tienes celos de mi pasado

y yo miedo de no ir despacio

de llenarte de palabras

que no se podrán borrar.

 

La memoria del dolor

acobarda al corazón

pero he encontrado la esperanza

bajo tu sujetador.

 

Ahora pienso en las mujeres que han pasado

de puntillas por mis manos

reclamándome algo más

pero no, yo no estaba preparado

enganchado a mi pasado

como un gallego al mar.

 

Este amor ha sido como un accidente

vuelvo a tener los pies puestos en el presente

y cada vez duele más cuando te vas

pesan los días pienso quemar la terminal.

 

A ti no te faltaba nada

a mi tampoco me sobraban

ganas de entrar en la cama

abrazando a un corazón.

 

Sin esfuerzos por fingir

quiero quedarme a vivir

en las calles de tu piel

bajo el sol de tu carmín.

 

Y ahora tengo una hipoteca en tu boca

que apaga todas las sombras

que encontraste en mi colchón,

quiero vivir a cámara lenta

tropezando con tus piernas

debajo del edredón.

 

Este amor ha sido como un accidente

vuelvo a tener los pies puestos en el presente

y cada vez duele más cuando te vas

pesan los días pienso quemar la terminal.

 

Pienso poner sordina a todas las heridas,

un altavoz para amplificar nuestras caricias,

pienso achicar el agua entre Madrid y la isla,

borrar del mapa el rastro de las despedidas.

 

Este amor ha sido como un accidente

vuelvo a tener los pies puestos en el presente

y cada vez duele más cuando te vas

pesan los días pienso quemar la terminal.

Supongamos

Descubriste que la vida

siempre da siempre te quita

que no hay libro de recetas

lo que das es lo que queda.

 

Descubriste que el silencio

ya no es sabio consejero

mis preguntas son espuma

en el mar de todas tus dudas.

 

Tus temblores por el mundo

dime tú que es lo seguro

no encontrarse en el espejo

o dar la vida por un sueño.

 

Supongamos

que no eres tú la que te quedas

que por las noches te desvelas

pensando que será de mí.

Supongamos

que a veces necesito verte

y entonces sueño hacer un puente

entre Canarias y Madrid.

 

La distancia a veces duele

te he visto en otras mujeres

a las que tuve que odiar

para aprender lo que es amar.

 

Como un caballo sin jinete

suelto las riendas del presente

he aprendido a dormir sólo

y arreglar todos mis rotos.

 

Tu nombre es mi caligrafía,

mi cuerpo tu radiografía,

llevo tu voz en mi maleta

se que estarás cuando yo vuelva

 

Supongamos

que no eres tú la que te quedas

que por las noches te desvelas

pensando que será de mí.

Supongamos

que a veces necesito verte

y entonces sueño hacer un puente

entre Canarias y Madrid.

 

Se suicidan las palabras que he callado,

los abrazos que no has dado

hoy yo los vengo a buscar,

traigo flores en mis manos

y un pacto con mi pasado,

voy a asesinar al llanto

para que no llores más.

 

Supongamos

que no eres tú la que te quedas

que por las noches te desvelas

pensando que será de mí.

Supongamos

que a veces necesito verte

y entonces sueño hacer un puente

entre Canarias y Madrid.

Pa' que te quedes conmigo

Me jubilo de mí,

me mudo de país

y me hago el loco.

 

Pongo cara de idiota

si te sobra la ropa

y no te toco.

 

Ando sin prisa,

pongo pausa en mi vida

y abro los ojos.

 

Taparé la boca al miedo

he aprendido a no vivir en el recuerdo.

 

Pienso comerme tu ombligo

sobornaré hasta a cupido

pa´que te quedes conmigo,

es un invento el destino

de los que viven con frío

de los que odian los domingos,

no sé anudar corbatas

he perdido el tiempo levantando faldas.

 

He enfermado de ti

mi fiebre es tu perfil

me rompo a trozos.

 

Duele el mundo en mi boca

si yo creo que estás sola

y te ven con otro.

 

Mil llamadas perdidas,

mil mensajes suicidas

y abrazos rotos.

 

Me envenenan tus caderas

mi paraguas se destroza en tu tormenta,

no sé anudar corbatas

he perdido el tiempo levantando faldas.

 

Pienso comerme tu ombligo

sobornaré hasta a cupido

pa´que te quedes conmigo,

es un invento el destino

de los que viven con frío

de los que odian los domingos,

no sé anudar corbatas

he perdido el tiempo levantando faldas.

Cosas de la vida

El ruido es el silencio de la sombra,

la suerte es esa novia a la que hoy besaré.

El tiempo que vivimos siendo niños

queremos estirarlo por miedo a crecer.

 

El frío es un recurso del invierno,

la piel es un espejo, lo nuestro un quizás,

la crisis la inventaron los gobiernos

para aplastar los sueños y hacernos temblar.

 

Y la palabra es un arma a punto de disparar

 

La vida es una ruleta,

la soledad una fiesta (cuando no viene impuesta),

el dolor una puerta,

la muerte una mierda,

tu boca la meta a la que llegar.

 

El fuego es el contacto de dos cuerpos,

la noche es un desierto, tu nombre mi sed.

Vivir es un asunto del presente,

volver a veces duele, querer es poder.

 

El llanto es la tormenta de la risa,

la calma mi vecina, la prisa un error.

El tedio y la rutina me dan grima

a veces me arrepiento y me tiembla la voz.

 

Y el miedo es el hermano mayor del amor

 

La vida es una ruleta,

la soledad una fiesta (cuando no viene impuesta),

el dolor una puerta,

la muerte una mierda,

tu boca la meta a la que llegar.

Espiral

Me duermo a la orilla de un quizás
me asusta el sabor de un parasiempre,
tragué mentiras antes de un final
conservo miedos que no me pertenecen.
Vivir es como una espiral
se trata de girar.

A veces tengo miedo de perderte
he sido adicto a las historias breves,
perdí las coordenadas de un adiós
salí corriendo detrás de la pasión.
Vivir es como una espiral.


No era amor y ya dolía
hay canciones con heridas
pero pintaré de blanco el corazón.
No era amor y ya dolía
hay canciones con heridas
pero pintaré de blanco el corazón.
 

Me duermo a la orilla de un quizás
he sido adicto a las historias breves.
Vivir es como una espiral

No era amor y ya dolía
hay canciones con heridas
pero pintaré de blanco el corazón,
No era amor y ya dolía
hay canciones con heridas
pero pintaré de blanco el corazón

Amores pasajeros

Terminal de un aeropuerto

con retraso algunos vuelos

al principio no eran más que dos viajeros,

con chaleco salvavidas

para no ahogarse en la rutina

de embarcar el día a día con prisa,

han dormido en 100 ciudades

pero no han visto la vida

son los bordes laterales de una herida,

a ella le esperaba su marido,

a él la oficina y los dos hijos,

aduanas del olvido,

en el panel de información su destino.

 

Comprobaron los horarios

vieron que iba para largo

caminaron cada uno por su lado,

el pasaporte guardado y pidiendo dos cortados

de repente vio el futuro en sus manos,

sin saberlo se acercaron, se miraron, tropezaron

y acabaron en la misma mesa sentados.

 

No hicieron falta palabras

bastaron dos o tres miradas

para encontrar el plan de vuelo en su cara,

nadie les preparó para perder el control

y una cosa a la otra les llevó

a ese lugar en el que no ha ocurrido nada

pero todo estaba apunto de pasar,

hablaron del pasado y se besaron

y luego le rompió el sujetador

y la tarjeta de embarque en el suelo

al quitarle el pantalón.

 

Tienen vértigo al paso del tiempo

a probar el sabor de un amor pasajero,

no sabían que en aquel aeropuerto

facturaran los miedos.

Tienen vértigo al paso del tiempo

y es que a veces la vida es como un aeropuerto

hay llegadas que no esperas

salidas que te queman

y el retraso de un amor que nunca llega.

 

Desarmaron las rampas

no perdieran la calma

aterrizó con sus labios en su espalda,

planeando sin motor,

pilotando  un corazón,

hay overbooking para la razón.

Controladores en huelga,

la tripulación de fiesta,

mira todo lo que cabe en una espera.

Bajo su falda el pasillo de emergencia,

el tren de aterrizaje entre sus piernas,

exceso en este viaje

de besos dentro de su equipaje.

 

Ha llegado la hora de ponerse la ropa

en la última llamada les nombran,

quedaran en el aire

restos del fuselaje

de esta historia, esta explosión, este desastre.

Como equipaje de mano su recuerdo,

dos aviones de papel y un secreto,

una vez al año en ese aeropuerto

se retrasan dos vuelos.

 

Tienen vértigo al paso del tiempo

a probar el sabor de un amor pasajero,

no sabían que en aquel aeropuerto

facturaran los miedos.

Tienen vértigo al paso del tiempo

y es que a veces la vida es como un aeropuerto

hay llegadas que no esperas

salidas que te queman

y el retraso de un amor que nunca llega.

No soy yo

Calculé mal la derrota, cometimos el error
de vivir como mendigos en las ruinas de este amor,
fui consciente de mis miedos y de tu necesidad
y en una tarde de mayo te recuerdo en soledad,
ya no suenan las canciones que antes nos hacían llorar
y en el silencio del coche se esfumó la intimidad.

Ya no espero tus llamadas cada tarde a las seis
ya no hay cine de domingo ya no hay tres de cada mes,
nuestros miedos compartidos, tu silencio y mis descuidos,
el anhelo del cariño, cuanto sufro en este exilio.

No soy el tiempo que perdiste ni un salvavidas en tu mar,
no soy el padre de tus hijos ni el que lleva a casa el pan,
no soy tu brújula perdida, tú no eres Wendy ni yo Peter Pan,
no soy el dueño de tus días ni el año que no volverá.

Sabes que sobre mojado no aprendimos a frenar
y pactamos la distancia y diez meses sin hablar,
tú sufriendo al recordarlo, yo tratando de olvidar,
tú propones una huida, yo curar la enfermedad.

Ya no suenan las canciones que antes nos hacían llorar
y en el silencio del coche se esfumó la intimidad.

No soy el tiempo que perdiste ni un salvavidas en tu mar,
no soy el padre de tus hijos ni el que lleva a casa el pan,
no soy tu brújula perdida, tú no eres Wendy ni yo Peter Pan,
no soy el dueño de tus días ni el año que no volverá.

Calculé mal la derrota, cometimos el error.

Planes imperfectos

Alquilé esta habitación con vistas pero tú
estrellaste el paisaje en el fondo de un baúl
y ahora que duermo solo vuelvo a soñar contigo
perdí unos cuantos kilos bajando de tu cruz.
 
En Madrid se encuentra mi ventana a media luz,
las estatuas me dicen “Diego, vuelve a ser tú”,
dejé mis sueños raros sobre un diván gastado
y regresé al pasado enterrado en un alud.
 
Bajo la nieve encontré derretidas mis ganas de odiarte
me calenté por los bares quemando tu ataúd.
 
Vivo de alquiler, sueño despierto,
hago planes imperfectos
como un tonto le sonrío a los espejos,
debo deshacer nuestro equipaje 
de un viaje a ninguna parte
yo me culpo por marcharme
y tú te mueres por volver.
 
Alquilé esta habitación con vistas a olvidar,
tengo sólo un cepillo de dientes y tranquilidad,
duermo siempre en el centro de la cama y del mundo
aunque a veces me hundo soñando en alta mar.
 
Luego llega un mensaje a deshoras y dices que lloras
que te cuesta estar sola que volvamos a empezar.
 
Vivo de alquiler, sueño despierto,
hago planes imperfectos
como un tonto le sonrío a los espejos,
debo deshacer nuestro equipaje 
de un viaje a ninguna parte
yo me culpo por marcharme
y tú te mueres por volver.

Artículos Relacionados

"Historia de Bar" a dúo con Carlos Carreira.

"Restos" a dúo con Rodrigo Rojas

"Planes imperfectos" con Luis Ramiro.

"Frío" a dúo con Marwan.

"Espiral" a dúo con Olga Román.