Demo

Versos y madera

Estamos frente al mejor trabajo de Dani Flaco. Siempre los últimos son los mejores. Gracias a una acción de micro mecenazgo el disco ha sido grabado en Guadalajara el pasado noviembre en los Estudios Establo y cuenta con la magistral producción de Fernando Polaino, experimentado músico y autor al que se conoce por compartir discos y escenario con artistas como Lichis (La Cabra Mecánica), Najwa Nimri, Joaquín Sabina, Jorge Drexler, Carlos Nez oDavid Broza. 

Presentado como apertura del Festival Barnasants en el Auditori de Barcelona, los días 23 y 24 de Enero y 6 de Febrero.

Letras del disco

Versos y madera

Se ensañó la vida,
desgarró la herida,
la adicción a perder.

Ojos de muñeca,
una bala hueca,
un adiós, un ¿Por qué?

Me acostumbré a las noches en vela
llorando lágrimas de acuarela
y puse a arder versos y madera,
perdí las ganas y las maneras,
se me cortaron los labios por la pena.

Fui tu amor prohibido,
le encargué a mi olvido
olvidarse de ti.

Piernas de sirena,
media luna llena
que dejó cicatriz.

Verás arder versos y madera
cuando te juzguen y no te quieran,
cuando se agrieten tus labios por la pena.

Otra piel

Ya solo nos besamos
cuando hay sexo de por medio
confundimos el cariño y el amor
guardamos bajo llave
y en secreto el adulterio no hay peligro
si no escuece el corazón.
No nos podemos reprochar.

Huir, hacia otra piel
la pasión sabe mejor cuando es infiel.
Sin más, sexo a granel
y sentirse otra vez vivo en un hotel.

Buscamos con los años
el sabor de un cuerpo extraño
porque el nuestro hace tiempo se perdió.
Cuchillo entre los dientes
nos hacemos los valientes
pues lo honesto es lucharlo entre los dos.
Y no hay amor que derrochar.

Ni se te ocurra

Ni se te ocurra volver por aquí
cuando vuelva a ser invierno en tus entrañas,
cuando tu olvido se canse de fingir,
cuando el llanto humedezca tus pestañas.

Ni se te ocurra volver por aquí
si un gin-tonic me devuelve a tu memoria
y descubres que ya no te canto a ti,
y en tu cama una línea divisoria.

Temblarás como tiemblo yo, ahora mismo, de rencor,
no pretendas que te entienda.
Buscarás una llama en cada esquina del colchón
y no habrá quien te le encienda.

Ni se te ocurra volver por aquí
cuando esa canción de Quique ya no duela,
cuando despiertes agotada de mentir
y a la hora de escapar no tengas suelas.

Ni se te ocurra volver por aquí
si la risa no se acuerda de tu boca,
si te asusta lo que grita el porvenir,
si te tiras, por tirarte, a quien te toca.

Se acabó.

No lo voy a luchar

Las chicas guapas
nunca lo entienden si las dejas,
y se les corre el rímel si ven al lobo.

Le dije que se fuera de aquí
pero la chica guapa
volvió a quitarse la ropa.
Le dije ya te puedes vestir
ya no me asombras.

Me despedí sin un abrazo
no lo voy a luchar.

Palabra por palabra
memoricé sus mentiras
ni me salió tan cara
ni me dejé seducir.
Le dije ya te puedes vestir
ya no me excitas.

Se fue por fin
con un portazo y deudas que saldar.
Le dije que se fuera de aquí.

El mayor de todos mis miedos

Me acostumbraré a despertar
sin esperar noticias de ti.
Te conformarás con pensar
todos los días no se puede ser feliz.

Aunque en tus ojos intuya un tal vez
no me confundo, ya sé que es un no.
Pero entonces no llores más por mí.

La felicidad que en ti siembro
otros labios la recogerán.
En cualquier recodo de tu cuerpo
donde yo no he podido estar.

Cuelgas de un signo de interrogación
del estribillo de alguna canción
que yo disparo para ti.

Que tu alma con mis dedos.
Decirte adiós, es el mayor
de todos mis miedos.

Sé que aprenderé a vivir
en la trinchera del desamor
cuando la noche me empuje hacia ti
y a tu abrazo no lo abrace yo.

Buscas salidas en tu callejón
tu silueta aún sigue en el colchón
en la buhardilla de este piso de Madrid

Canción de cuna

 

Me inventaré una canción de cuna
si dejas que te la cante
que aún asoma dos centímetros la luna
y aún me puedes querer.

Abrázame, y luego te desnudas
olvídate de ese sol que con su fuego
solo alumbra un mar de dudas
que aún me puedes querer.

Todavía te tengo enfrente
pero ya te echo de menos.
Todavía te tengo enfrente
pero ya eres algo ajeno.

Pero ya eres algo.

 

Por lo menos

Como un trueno, hoy resuena
en mí tu adiós
es un trago de veneno
por lo menos
me saldrá alguna canción
que hay quien dice que eso es bueno.

 

Llévate este beso
aunque te confieso
que aún le queda mucho amor.
Pósalo en tus labios
dile a mi adversario
que te cuide más que yo.

 

Que el futuro no te trate con rencor
que no sea muy oscuro.

 

Cumple el trato
ten al menos el valor
de decírmelo a la cara
de aguantarme la mirada
de pasar ese mal rato.

Nos ocupamos del Mar

 

Igual que en televisión
interrumpen la emisión
para anunciar un brebaje
o un masaje,
interrumpo mi canción
y coloco aquí un mensaje.

 

Nos ocupamos del mar
y tenemos dividida la tarea.
Ella cuida de las olas,
yo vigilo la marea.
Es cansado,
por eso al llegar la noche
ella descansa a mi lado,
mis ojos en su costado.

 

No habrá parecido mal
ya que no fue comercial
y es cosa que se agradece,
me parece,
en este mundo infernal
do quien no compra perece.

 

También cuidamos la tierra
y también con el trabajo dividido.
Yo troncos, frutos y flores,
ella riega lo escondido
Es cansado,
por eso al llegar la noche
ella descansa a mi lado,
mis manos en su costado.

 

Raro es que la verdad
mediante publicidad
alguna vez se abra paso
por si acaso.
Ahora es la oportunidad
cuando el público hace caso.

 

Todas las cosas tratamos
cada uno según es nuestro talante.
Yo lo que tiene importancia,
ella todo lo importante.
Es cansado,
por eso al llegar la noche
ella descansa a mi lado
y mi voz en su costado.

 

Cincinnati

 

Nos volvieron a dar las seis
de la mañana
en el coche pensando
si era mejor o peor llevarme a tu cama.

 

Y yo, te miraba
como si fuera la última vez
que me iba a reflejar en tu mirada.

 

Que sepas, que tengo
preparadas las maletas
por si te quieres fugar
conmigo, aquel lugar del norte,
ese que siempre te digo.

 

Y de un salto sentí tu amor
sobre mis piernas
me besaste y después
me pediste perdón
nunca fuiste tan tierna.

 

Y yo te abrazaba
como si fuera la última vez
que iba a disfrutar tus madrugadas.

 

Contando las balas,
como si fueras a echarte a correr
a punto de anunciar tu retirada.

 

Actores secundarios

Los actores secundarios
nunca pasan a la historia
solo ocupan un rincón
de alguna frase en los diarios
pero no de la memoria.

 

Los actores secundarios
no enamoran a las chicas
se conforman con tener
para beber lo necesario
y se rascan si les pica.

 

Porque al final
ni por lo civil, ni por lo penal
hay ceremonia, porque al final
siempre nos dejamos matar.

 

Las actrices de primera
las que ocupan las portadas
quieren chulos que le bajen
de un tirón la cremallera de madrugada.

 

No les basta con tener
a un secundario aunque les quiera.
Es igual que casi nada.

 

Siempre es la misma historia.

Luci Pistolas

 

Calzaba un revólver del calibre 36
en la curva que daba al este de sus caderas.
Deberías tenerle miedo si alguna noche la ves
en el rellano donde mueren, sus oscuras escaleras.

 

Su piel digna horma del cuero que la cubría
sus ojos del azul del primer cielo de la tarde
sicaria de los barrios más faltos de alegría
bebía del licor de los besos de los cobardes.

 

Luci pistolas tenía algún fallo, y yo me callo
y además no sabía dormir sola.

 

Salió de la 14 de Martínez de la Rosa
Luci andaba ebria sin un duro en el bolsillo
compuso en sus labios la sonrisa más hermosa
y le dí el fuego que me sobraba
para encender su pitillo.

 

Me propuso compartir unas sabanas usadas
acerté porque nunca le hago ascos a un buen polvo
pero al final nos pudieron las prisas recalentadas
y acabamos exprimiéndonos los sexos en su volvo.

 

Me preguntó ¿te ha gustado? y pregunté demasiado.
Y empezaron los problemas y sentí su 36
justo allí donde sabeís.

 

Si quieres

Si tú quieres
te preparo el desayuno cada mañana
y pongo en nómina al sol
para que ocupe nuestra ventana.

 

Si quieres te enseño a volar
a base de besos
y te llamo mi amor,
y hago el tonto para que te rías.
Sería un honor
despertarme a tu lado todos los días.
Si quieres.

 

Si tú quieres
subo al cielo y bajo una nube que te haga de almohada
y lleno de fuegos artificiales
el fondo de tu mirada.

 

Si quieres te enseño a soñar
a base de besos,
y te llamo mi amor
y hago el tonto para que te rías.
Sería un honor
despertarme a tu lado todos los días.
Si quieres.

 

Quiero que me hagas un desfile
mientras te pruebas la ropa
y decides qué te pones
para ir a tomar una copa,
y llamarte mi amor
y que rías con mis tonterías.
Sería un honor
despertarme a tu lado todos los días.
Si quieres.

Artículos Relacionados