Demo

L'Oncle Jack presenta la 2a Edición del Festival Roselles 32

"Este país tiene una gran deuda con la música; la persecución que está sufriendo no es para nada justificada"

L'Oncle Jack presenta la 2a Edición del Festival Roselles 32

Roselles 32 es la dirección del museo-bar del Jack Daniel's, L'Oncle Jack, abierto desde 1996 y decorado exclusivamente con la imagen del famoso whiskey. Alberga una de las mayores colecciones abiertas al publico del mundo, con más de ciento cincuenta botellas distintas y más de 500 piezas de merchandising, que reflejan el auténtico espíritu de Tennessee.

Pero su bebida insignia no es el único signo identificativo de L’Oncle Jack, ya que además de su ambientación musical con Elvis y country siempre de fondo, ha apostado durante estos años por la música en directo casi a diario y ha sido el primer escenario habitual de varios artistas a día de hoy consolidados de la escena de la canción de autor.

A las puertas del II Festival Roselles 32, hablamos con Jaume y Dolors, quienes regentan tan legendario local en L’Hospitalet de Llobregat y que a partir del 2 de Octubre ofrecerá durante dos meses un ciclo de conciertos con artistas de primera línea.

La música siempre ha estado presente en vuestro escenario y se consolida con la segunda edición de este festival ¿Cómo surge esta idea?
La idea de realizar el Festival Roselles 32 surge tras mucho trabajo dedicado a la música y de ir aprendiendo un poco el funcionamiento de este mundillo; pero sobre todo, por la gran ilusión de poder crear un festival propio donde concentrar a los mejores músicos que han ido pasando por nuestra sala.
Tras este proyecto hay innumerables conversaciones con Vanessa y Rubén, de la agencia Les Nits de L’art, que desde siempre han estado apoyando y colaborando en la programación musical de la sala; os podría decir que sin ellos esto hubiera sido muy difícil de llevarse a cabo.

¿Qué resumen podéis hacer de la primera edición?
En la primera edición del Festival Roselles 32 pusimos toda la carne en el asador. Nuestros recuerdos son un montón de nervios en cada concierto, sufriendo porque el público respondiese, porque el músico saliera contento del evento y por atender a todos como se merecen.
Es algo a lo que nunca acabas acostumbrándote, pero como en un efecto de magia, los conciertos se fueron llenado con entradas agotadas uno a uno y solo tengo recuerdos de grandes momentos musicales que se vivieron y del agradecimiento a los músicos por su voluntad y facilidades. Sólo puedo decir que fue tan bien, que lo único que podíamos hacer es repetir con una segunda edición, que seguro, irá como mínimo tan bien como la primera.

L'Oncle ha sido también sede de festivales como Acróbatas de Les Nits de L'art, que como has comentado, también colaboran en la organización del Roselles 32. ¿Cuándo y cómo surge esta alianza L'Oncle-Nits que tantos conciertos lleva a sus espaldas?
La historia musical del L’Oncle Jack siempre pasa por el artista Dani Flaco. De hecho, cuando Dani fichó por Les Nits fue cuando nos conocimos y muy pronto nació una colaboración para realizar conciertos en el Oncle Jack. No fue muy difícil, ya que las dos partes teníamos claro que lo importante era hacer música por encima de todo: ofrecer una programación continuada que llegara al público, apostar por las nuevas propuestas y sobre todo hacerlo con el respeto que merece la música.
De la alianza Les Nits-Oncle se puede decir que, con el paso de los años, la amistad creada hoy nos lleva a trabajar juntos con la normalidad de apostar por un artista que, aunque en los primeros conciertos nadie le conozca, nosotros vamos a dar la posibilidad de que se le escuche.

Rafa Pons y Dani Flaco en el Palau de la MúsicaRafa Pons y Dani Flaco son dos artistas catalanes que han crecido juntos en el Oncle, y que se autodenominan primos. Tras tantos años sintiéndose en casa, habiendo grabado incluso discos en directo en un ambiente tan familiar, ¿qué relación guardáis con ellos?

Hablar de Dani y de Rafa es hablar de amigos con mayúsculas. Llevan más de 10 años tocando en el L'Oncle Jack desde sus primeras maquetas y sus primeros discos. Sólo os puedo decir que son dos grandes personas que han llevado la bandera del L'Oncle Jack allí donde han ido. Sus muestras de cariño a nosotros han sido continuas: el video clip de Flaco con la camiseta del L'Oncle, los innumerables conciertos que Dani ha realizado aquí con invitados de lujo como Pancho Varona, Conchita, Santi Balmes, etc. y un inolvidable concierto de Rafa Pons en el Palau de la Música, subiendo al escenario ambos con la camiseta del L'Oncle. Fue un momento inolvidable que hace que la lucha diaria por la música sea más leve.

También son muchos otros los artistas que han pasado por vuestras tablas o han compartido vaso en la barra, como Fito, Javier Krahe o Andrés Suárez. ¿Qué anécdotas recordáis con más cariño, como atestiguan las fotos y autógrafos de vuestras vitrinas?
Hemos disfrutado de visitas de grandes músicos, ya sea a tomar unas copas, alguna fiesta privada o algún concierto improvisado. De todos guardamos buenos momentos y sobre todo quiero destacar el buen trato y el respeto que he recibido de cada uno de ellos. Hablar de uno en concreto hace que te dejes a otro, pero sí que guardamos varias anécdotas.

Por ejemplo, cuando Quimi Portet vino a tocar al L’Oncle, tras un concierto inolvidable, terminamos bromeando sobre los canelones de Dolors (mi mujer); días después estuvimos degustando estos canelones en casa, con Dani Flaco también como invitado y con el vino de Quimi y un Jack Daniels Gold Medal 1954 en la que fue una tertulia encantadora con una persona tan culta e ilustrada.

Con Fito recuerdo bromear y reírnos a raudales con que llenar el Palau Sant Jordi dos días consecutivos estaba muy bien, pero lo difícil sería tocar todo un año en L’Oncle Jack y llenarlo.

Con Andrés Suárez nunca olvidaremos el videoclip 320 días que rodó en nuestra sala a puerta cerrada durante dos días, y su propuesta “Hombre Jaume, sabes que me haría mucha ilusión que tú salieras dándome un abrazo en el video igual que hacemos cuando vengo a tocar aquí”. Tras 12 tomas, como si no supiésemos darnos un abrazo, se inmortalizó finalmente. Ver hoy esa toma es mucho más que emotivo.

Con Quique González hemos vivido noches improvisadas de canciones entre amigos, así como con Carlos Tarque, Leiva, y muchos músicos que nos han visitado.

Las nuevas legislaciones municipales y nacionales, cada vez más duras por todo el país, parecen dificultar la apuesta por la música en directo. ¿Ha afectado esto al espíritu del L'Oncle Jack? ¿Es más difícil ofrecer directos hoy que hace 10 años?
Este país tiene una gran deuda con la música y esta persecución que está sufriendo no está para nada es justificada. Hasta que no se trate a los músicos con el respeto que merecen y dejemos de considerarlo como un hobby, no entenderemos nada.
Cuando se legisla una nueva normativa para la música en directo debería de ser para facilitarla y no para endurecer las normas. Se trata de no ponerlo difícil, de abrir puertas, colaborar, participar y sobre todo entender que la música, hasta en su más pequeño formato, es cultura en mayúsculas.
Para que la música suene en un concierto en el Palau Sant Jordi ha necesitado un recorrido muy largo, que seguro que pasa por cientos de conciertos para 50 personas en pequeñas salas. Aún nos queda un camino muy largo para poner la música en su sitio.

El género de la canción de autor está ligado a locales como el vuestro o como puede ser Libertad 8 en Madrid, que dan la oportunidad a las nuevas promesas ávidas de mostrar su talento. ¿Sigue siendo esto parte del espíritu de L’Oncle Jack?
El espíritu de la música en nuestra sala está directamente enfocado a apostar por el músico de autor y a su primera oportunidad de subirse en un escenario presentando su trabajo en público. De hecho en el Festival Roselles 32 seguimos apostando por ello, con telorenos de la ciudad para darles a conocer, aprovechando toda la difusión promocional del evento, cartelería, flyers, prensa, radio y tv.

Para los músicos que presentan sus proyectos en nuestra sala, procuramos programarlos en continuidad, cada tres o cuatro meses, para que puedan repetir y conquistar a su público. Pienso que la continuidad de un proyecto es muy importante para el músico y creo firmemente en que el pequeño formato acústico es el primer eslabón de la carrera de un gran artista. Por eso tenemos que estar ahí. 

Comprar entradas del Festival Roselles 32



¿Te gusta?



Compartir la noticia:


Relacionados con la noticia:

Noticias relacionadas
  • La música de las amapolas: 2a edición del Roselles 32
    El festival regentado por L'Oncle Jack se desarrollará durante los fines de semana de octubre y noviembre
  • Canciondeautor.es entrevista a César Pop
    "Aunque me resulta más cómodo el papel de acompañante, para mí es extraordinariamente emocionante comunicar con una canción que yo he escrito"
  • Artistas relacionados
  • Deja un comentario

    Por favor, identifícate para dejar un comentario. Inicio de sesión opcional.