Demo

Cuando nos repartimos los bares

Cunado nos repartimos los bares habla de eso que el propio título explica: de ruptura sentimental. De ese jodido infierno que todos hemos tenido que sufrir alguna vez: el saber que los lugares comunes harán daño y deberemos desprendernos de ellos si queremos seguir adelante, esos bares donde fuimos felices y que tendremos que repartirnos para no encontrarnos. Habla de esa díficil carretera hacia el olvido que tendremos que atravesar sin luces para lograr reconstruir de nuevo nuestra vida y nuestro ser. Pero Teresa Mateo no cae en el sentimentalismo ni la ñoñería en la que es tan fácil incurrir al hablar de desamor. No, ella encara los poemas con un fino humor desencantado, se rie del dolor y de ella misma, se distancia de su propia tristeza para vencerla, ahogarla, darle patadas.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Por favor, identifícate para dejar un comentario. Inicio de sesión opcional.