Canciones para amantes sin futuro. CD3

Terminal de un aeropuerto

con retraso algunos vuelos

al principio no eran más que dos viajeros,

con chaleco salvavidas

para no ahogarse en la rutina

de embarcar el día a día con prisa,

han dormido en 100 ciudades

pero no han visto la vida

son los bordes laterales de una herida,

a ella le esperaba su marido,

a él la oficina y los dos hijos,

aduanas del olvido,

en el panel de información su destino.

Comprobaron los horarios

vieron que iba para largo

caminaron cada uno por su lado,

el pasaporte guardado y pidiendo dos cortados

de repente vio el futuro en sus manos,

sin saberlo se acercaron, se miraron, tropezaron

y acabaron en la misma mesa sentados.

No hicieron falta palabras

bastaron dos o tres miradas

para encontrar el plan de vuelo en su cara,

nadie les preparó para perder el control

y una cosa a la otra les llevó

a ese lugar en el que no ha ocurrido nada

pero todo estaba apunto de pasar,

hablaron del pasado y se besaron

y luego le rompió el sujetador

y la tarjeta de embarque en el suelo

al quitarle el pantalón.

Tienen vértigo al paso del tiempo

a probar el sabor de un amor pasajero,

no sabían que en aquel aeropuerto

facturaran los miedos.

Tienen vértigo al paso del tiempo

y es que a veces la vida es como un aeropuerto

hay llegadas que no esperas

salidas que te queman

y el retraso de un amor que nunca llega.

Desarmaron las rampas

no perdieran la calma

aterrizó con sus labios en su espalda,

planeando sin motor,

pilotando un corazón,

hay overbooking para la razón.

Controladores en huelga,

la tripulación de fiesta,

mira todo lo que cabe en una espera.

Bajo su falda el pasillo de emergencia,

el tren de aterrizaje entre sus piernas,

exceso en este viaje

de besos dentro de su equipaje.

Ha llegado la hora de ponerse la ropa

en la última llamada les nombran,

quedaran en el aire

restos del fuselaje

de esta historia, esta explosión, este desastre.

Como equipaje de mano su recuerdo,

dos aviones de papel y un secreto,

una vez al año en ese aeropuerto

se retrasan dos vuelos.

Tienen vértigo al paso del tiempo

a probar el sabor de un amor pasajero,

no sabían que en aquel aeropuerto

facturaran los miedos.

Tienen vértigo al paso del tiempo

y es que a veces la vida es como un aeropuerto

hay llegadas que no esperas

salidas que te queman

y el retraso de un amor que nunca llega.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *